Testosterona y crecimiento muscular: Efectos del aumento natural
Rate this post

La testosterona es sin duda un controlador primario de múltiples hormonas que nos ayudan a impulsar el crecimiento muscular. La investigación ha demostrado que los esteroides anabólicos, que elevan drásticamente los niveles de testosterona, incluso dadas a hombres jóvenes y sanos, pueden inducir el crecimiento muscular y la pérdida de grasa sin ningún ejercicio en absoluto.

Por lo tanto, sería razonable suponer que cuánto más elevados son nuestros niveles de testosterona, mayor será la cantidad de masa muscular que podamos construir y mayor será la fuerza que tengamos. Bueno, aquí es cuando las cosas se ponen realmente interesantes.

Testosterona y el crecimiento muscular

Ya sabemos que existe una estrecha relación entre la testosterona y el crecimiento muscular. Sí, si se elevan de forma significativa los niveles de testosterona, podremos levantar más peso, sin ninguna mejora en aspectos técnicos del movimiento. Sólo por fuerza pura y dura.

Pero aquí hay algo que la mayoría de la gente no sabe es que la fluctuación de los niveles de testosterona dentro de la gama fisiológica normal no afecta el crecimiento muscular.

Es decir, si nuestros niveles de testosterona se mueven en una franja normal, ya sea subiendo y bajando de forma suave, no provocará grandes cambios en nuestros niveles de fuerza, ni un mayor crecimiento muscular. Lo que sí que es cierto, es que notaremos cómo mejora nuestra libido y aumentan nuestros niveles de energía.

Sé que todo esto puede sonar a blasfemia, pero en realidad se ha comprobado científicamente. La Universidad Charles R. Drew de Medicina y Ciencia realizó y publicó un estudio acerca de un grupo de personas a las cuales se las administró cantidades variables de enantato de testosterona junto con otros medicamentos para inhibir la producción natural de testosterona a hombres jóvenes y sanos durante el período de 20 semanas.

Mientras que los niveles de testosterona más altos hicieron producir mayores ganancias musculares, no fueron tan pronunciada como se podría llegar a pensar. Lo que los investigadores encontraron, fue que mientras los niveles de testosterona estaban dentro de la normalidad fisiológica, entre 300-1.000 ng / dl, el crecimiento muscular no cambió mucho. Es decir, los sujetos en el extremo más bajo de lo normal no estaban tan lejos detrás de los sujetos en el extremo más alto en términos de crecimiento muscular.

Testosterona y crecimiento muscular

Un aumento estadísticamente significativo en el crecimiento muscular no se observó hasta que los niveles de testosterona superaron la parte superior de “normal” en aproximadamente un 20-30%.

Ahora, este estudio tiene una limitación: los sujetos no estaban haciendo ejercicio. Si bien las cantidades totales de músculo y de fuerza adquirida claramente habrían sido mayores si se hubieran realizado entrenamiento con pesas, siendo la relación entre los niveles de testosterona y crecimiento muscular más evidente.

Esto fue parcialmente demuestrado por otro estudio, esta vez realizado por la Universidad de McMaster con hombres jóvenes, que entrenaban resistencia. Los sujetos entrenaron 5 veces por semana durante 12 semanas, y siguieron un protocolo de dieta estándar (ingesta alta en proteínas, la nutrición post-entrenamiento, etc.).

El hallazgo principal del estudio fue que los picos inducidos por el ejercicio en las hormonas anabólicas como la testosterona, la hormona de crecimiento, y el IGF-1, los cuales todos se mantuvieron dentro de los rangos normales fisiológicas, no tuvieron ningún efecto sobre las ganancias globales de crecimiento y la fuerza muscular.

Es decir, todos los sujetos consiguieron lograr avances en cuanto a el total de masa muscular obtenida, pero las variaciones en los picos del total de hormona entre ellos tenía nada que ver con los resultados.

La conclusión clave aquí, no es que tengamos que recurrir a los esteroides para conseguir notorios resultados, únicamente que los productos que pueden impulsar nuestro aumento de testosterona de forma poco significativa, es poco probable que nos ayude a ganar masa muscular y fuerza.

Testosterona y crecimiento muscular – Esteroides

Y hablando de los esteroides, los resultados anteriores están en línea con las investigaciones anteriores.  Por ejemplo, los investigadores de la Universidad de Maastricht llevaron a cabo una extensa revisión de la literatura relacionada con el uso de esteroides anabólicos y encontraron que las ganancias musculares en las personas participar en el entrenamiento de resistencia.

Los sujetos que consumieron esteroides anabólicos, consiguieron aumentos mayores, rondando los 2-5 kg en un período menor de 10 semanas). Lo interesante de este estudio, es que había diferencias bárbaras entre distintos sujetos, habiendo algunos que conseguían ganar 7 kg de masa muscular en un período de 6 semanas.

Testosterona y crecimiento muscular

Esto significa, que incluso los esteroides no siempre aumentan dramáticamente la cantidad de músculo que podemos construir (que dependen de una cantidad de variables increíbles, como el producto, dosis y el tiempo de uso), así que ¿qué nos dice esto acerca de cómo las fluctuaciones de testosterona en el rango fisiológico normal se relacionan con el crecimiento muscular?

Como suelo decir sobre el consumo de determinados suplementos para ganar masa muscular, emplean argumentos que rozan lo poco creíble como ardid para su venta. Los impulsores de testosterona naturales con fines de crecimiento muscular es una completa pérdida de dinero. Incluso si entrenamos y éstos nos ayudan realmente a aumentar la testosterona, este incremento no provocará cambio alguno en nuestro crecimiento muscular.

La única excepción podría ser alguien cuya testosterona es en la parte inferior absoluta del intervalo fisiológicamente normal, o incluso por debajo de eso, y que es capaz de aumentar de forma natural a lo más alto de la gama. Esa persona probablemente notará una mejora en el crecimiento muscular, por no mencionar el bienestar general, la libido, la función cognitiva, y así sucesivamente.

Ahora, no estoy diciendo que no exista ninguna razón por la cual debamos provocar el incremento de la testosterona de forma natural, ya que lo cierto es que sí influye para ayudarnos a mejorar en determinados casos, como lo es en la pérdida de grasa.

Testosterona y crecimiento muscular – La quema de grasa

A diferencia de crecimiento muscular, los investigadores de la Universidad Charles R. Drew de Medicina y Ciencia, encontraron que las fluctuaciones de testosterona dentro del rango normal fisiológico, tuvieron efectos significativos en el porcentaje de grasa corporal.

Cuanto mayores son los niveles de testosterona, más magra es la cantidad de masa muscular obtenida. Y por el contrario, cuánto menores eran los niveles de testosterona, más grasa era la cantidad de músculo obtenido. Cuando los investigadores redujeron los niveles de testosterona, ciertos sujetos sufrieron un aumento espectacular del 36% de la masa grasa.

Aunque los mecanismos exactos que refuerzan este hecho, no se entienden completamente por el momento, las investigaciones muestran que la testosterona inhibe directamente la creación de células de grasa y que la testosterona baja es un factor que contribuye a la obesidad.

Summary
Article Name
Testosterona y crecimiento muscular: Efectos del aumento natural
Author
EjerciciosEnCasa

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general