La importancia del culto al cuerpo en la era contemporánea
4.8 (96%) 5 votes

Aunque en contadas excepciones suelo realizar artículos que vayan en este sentido, hoy creo oportuno hablar sobre un tema de vital trascendencia para entender la creciente importancia del culto al cuerpo en nuestras sociedades propias del capitalismo moderno. Cada vez más, hay una creciente importancia por por cultivar nuestro físico, tanto por cuestiones de salud, de funcionalidad y estéticas.

Ante esta situación, voy a disertar sobre cuáles son los elementos de identificación y cosificación, que están jugando un papel crucial a la hora de vender como un imperativo categórico el hecho de estar en forma.

Culto al cuerpo y nuevas consolidación de la identidad

diferentes tipos de cuerpo

El constante proceso de redefinición del nuestro yo mismo, implica en la construcción de un estilo de vida. En este, el cuerpo asume un papel muy importante: los regímenes del cuerpo y la organización de la sensualidad en la modernidad se nos muestran como abiertos, antes los cuáles podemos elegir. Éstos, a su vez están integradas en nuestra vida diaria a través, como decía Giddens, en regímenes corporales.

Cualquier cuestión relativa a la apariencia, entre las cuales destacan abalorios, ropa, tatuajes y demás pasan a depender cada vez más de las formas del cuerpo. El ejercicio físico y la realización de dietas estandarizadas, pasan a ser principales recursos que elegimos para convertir nuestros cuerpos adecuados al proyecto de construcción de identidad.

En este sentido, el cuerpo adquiere una dimensión fundamental para la construcción de nuestro propio ser. La preocupación con la presentación, forma y volumen del cuerpo viene asumiendo una relevancia crucial en nuestro día a día.  Llega hasta tal punto que los espacios de culto al cuerpo (y los gimnasios son el caso más claro) se caracterizan como una de las principales maneras de establecer formas de sociabilidad, construir identidades y de distinción social (Pierre Bordieu).

El cuerpo físico, va a ser uno de los elementos que serán culturalmente profundamente valorados como indicadores de poder social y prestigio. El vestuario, los cosméticos, la estética corporal y la higiene son una de las más importantes formas de distinguirnos como sujetos. Pero no a través de nuestras cualidades personales, sino que a través de elementos de consumo.

Formatos de venta de los cuerpos en la sociedad de consumo

No creo que sorprenda a nadie, si sugiero que los medios de comunicación, nos  andan constantemente bombardean con modelos de comportamiento e imágenes de belleza. Éstas,  juegan un papel crucial a la hora de configurar nuestro ideal de lo qué es bello o no. No se trata de una cuestión subjetivada plenamente y orientada de forma semiconsciente, sino que es un proceso creado por un agente externo. Que, al determinar cuál es el modelo de belleza, le es más sencillo crear falsas necesidades de consumo.

Los modelos de belleza ideales, cumplen con ciertos requisitos: ser delgados, relativamente fornidos, rectilíneos, blancos  y cabello liso. Este proceso de objetivización de la belleza tiene que ver poderosamente con compañías que tratan de aumentar sus ventas a través de estos sistemas de identificación.  Y este proceso de idealización de la belleza, en cierto modo, desotra al otro en cuanto a sujeto que buscamos en la amistad y realidad. En el momento en el cual, nosotros proyectamos una idealización sobre una pareja o amigo, estamos haciendo un ejercicio de fetichismo (en el sentido marxista) al buscar algo similar a un objeto más que a un ser humano.

No hablo de que exista una “mano negra” detrás de estos procesos, únicamente trato de exponer una realidad en base a mis sistemas de interpretación de la realidad.

Cuerpo de la mujer como objeto de consumo

Pero, esto se agrava especialmente en el caso de la mujer. Si nos fijamos cómo la publicidad, hace un uso instrumental del cuerpo femenino, transformándola en objeto para conquistar la atención del comprador. Fijaos en los anuncios de cerveza, que comparan al cuerpo femenino a una botella, con expresiones del tipo está buena, o rubia fría.

modelo y botella de coca cola

Al entender los medios de comunicación en su relación con la sociedad, buscando mediar entre los mensajes y la recepción. Nuestro sistema publicitario absorbe y recicla los contenidos, las demandas y tendencias  de comportamiento de la sociedad, y los públicos se apropian de y resignifican a los mismos.

Es importante que evitemos ser ingenuos, tanto pensando que los medios de comunicación solamente imponen los comportamientos, como pensando que somos nosotros los que elegimos qué comprar. Es necesario pensar esta relación de forma dialéctica (en sentido hegeliano),una relación de fuerzas entre público y campaña. Aunque, a mi modo de ver, la balanza en este caso se inclina poderosamente hacia las agencias en cuanto a guiar la directividad de nuestras formas de consumo.

Pensemos entonces el papel que las propias mujeres juegan en este aspecto. Las marcas de cerveza divulgan sus campañas publicitarias no están comunicándose solamente con los hombres.  Sucede entonces un cierto voyerismo de parte de las mujeres, que se proyectan en las imágenes semidesnudas, buscando captar nuestra atención. No obstante, además de instrumentalizar el cuerpo con fines de mercado, los medios de comunicación también engordan informaciones sobre la tamaña importancia de tener que cuidarnos y estar bien. Así, es más fácil generarnos nuevas demandas de consumo.

Entonces, ¿qué hacer?

Este artículo, no pretende otra cosa que mostrar una visión crítica sobre la imperante forma sobre la que asumimos que construir un cuerpo fornido y/o esbelto es importante. Otra cuestión a debatir sería, ¿importante para quién?¿para mí?¿o se me hace ver en realidad que es importante sin que yo realmente lo sienta así? Creo que no es una cuestión universal, sino que una cuestión más bien que debe ser descubierta por uno mismo sobre si quiero o no realizar ejercicio.

Debemos tener en cuenta el papel que nosotros jugamos a la hora de tomar decisiones sobre aspectos de nuestra vida que conforman y consolidad nuestra identidad. Que haya agentes externos, que a través del lenguaje verbal y escrito desde nuestra primera infancia, nos condicione sobre cuáles deben ser nuestras necesidades y gustos, estamos ante un problema.  Cada sujeto debe ser el que guíe sus pasos por el azaroso camino de la vida, y que en base a un descubrimiento personal a través de aquellas cuestiones inmanentes que le llenan, la dirija. Ni un cuerpo bonito, ni una camiseta, ni un tatuaje, no nos debería definir a nosotros, ya que así nos mostramos más como un objeto que como un sujeto.

No es, a mi modo de ver, negativo conseguir un buen cuerpo o hacernos un tatuaje. El problema reside en que este debería ser un acto de consciencia plena, el cual nos hiciera tomar esta decisión, y no un  por  un imperativo social. ¿Qué se buscaría pues? ¿No estamos buscando en el fondo la aceptación de un grupo social de referencia que nos haga parecer como alguien “mejor” de lo que nosotros pensamos que en el fondo somos?. Y es aquí, donde la propia autoestima entra en juego…pero esto daría para otro artículo.

Summary
La importancia del culto al cuerpo en la era contemporánea
Article Name
La importancia del culto al cuerpo en la era contemporánea
Description
Analizamos, en este artículo, cómo los procesos de identidad y de consolidación de lo bonito y lo feo por estrategias de márketing de consumo juegan un papel fundamental en una sociedad que cada vez le da más importancia al culto al cuerpo
Author
Ejercicios en casa

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general