Grasas buenas y malas
Rate this post

Durante años, los nutricionistas y los médicos han anunciado que una dieta baja en grasa es la clave para perder peso, controlar el colesterol y la prevención de problemas de salud. Pero más que la cantidad de grasa, es el tipo de grasa que comemos lo que realmente importa. Las grasas malas aumentan el colesterol y el riesgo de ciertas enfermedades , mientras que las buenas grasas protegen el corazón y apoyar la salud en general . De hecho , las grasas buenas – como grasas omega-3 son esenciales para la salud física y emocional.

Grasas buenas – Dieta

Un paseo por el pasillo de la tienda de comestibles confirmará nuestra obsesión con los alimentos bajos en grasa. Estamos bombardeados con opciones supuestamente libres de grasas, como los yogures light, helado sin grasas y otro tipo de productos similares. Claramente , los alimentos bajos en grasa y las dietas basadas en ellos, no han cumplido lo que prometían.

A pesar de lo que se dice, la grasas no siempre son las malas de la película. Las grasas malas, como las grasas saturadas y grasas trans, son las culpables de esta vinculación a grasa con aumento de peso.

Pero las grasas buenas, como las grasas monoinsaturadas, las grasas poliinsaturadas y ácidos grasos omega -3 tienen el efecto contrario. De hecho, las grasas saludables juegan un papel muy importante en ayudar a manejar sus estados de ánimo.

Como cuestión de hecho, las grasas saludables juegan un papel muy importante en ayudar a manejar sus estados de ánimo, mantenerse en la cima de su juego mental, combate la fatiga, e incluso controlar su peso.

Grasas buenas

Grasas buenas – Mitos

Las grasas saturadas y las grasas trans son malas para nosotros, ya que aumentan el colesterol y el riesgo de padecer enfermedades del corazón. Pero las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas son buenos para nos ayudan a todo o contrario, como a reducir el colesterol y sufrir enfermedades relacionadas con el cáncer y el corazón.

Otro mito que nos gustaría desmontar es que lo que importa no es reducir la cantidad de grasa que se consume, sino que es la mezcla de grasas que comemos, más que la cantidad total en de las mismas en nuestra dieta, es lo más importante.

El mito más famoso, es sin duda, el de que una dieta baja en grasas es la clave para perder peso. Sin embargo, las tasas de obesidad para los estadounidenses se han duplicado en los últimos 20 años, coincidiendo con la revolución de bajo contenido graso. Reducir las calorías es la clave para la pérdida de peso, ya que las grasas pueden ayudarnos a frenar el exceso de comida.

El último de los mitos que tumbaremos, es el de que todas las grasas no son iguales. Por lo poco que hemos hablado del tema, sois conscientes de que esto no es cierto para nada. Los riesgos para la salud son mayores si tendemos a acumular peso alrededor de su abdomen, a diferencia de las caderas y los muslos.

Se almacena una gran cantidad de grasa abdominal profunda debajo de la piel que rodea los órganos abdominales y el hígado , y esto  está estrechamente relacionado con la resistencia a la insulina y la diabetes, que provoca el consumo de las grasas malas.

Grasas buenas – Tipos

Para entender las grasas buenas y malas, antes necesitamos saber qué tipos de grasas existen y cuáles son sus funciones:

  • Grasas saturas
  • Grasas trans
  • Grasas monoinsaturadas
  • Grasas poliinsaturadas

Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas son conocidas como las “grasas buenas” porque son buenos para el corazón, el colesterol, y su salud en general.

Grasas buenas

grasas buenas

  • Aceite de oliva
  • Aceite de canola
  • Aceite de girasol
  • Aceite de cacahuete
  • Aceite de sésamo
  • Aguacate
  • Aceitunas
  • Almendras
  • Cacahuetes
  • Nueces de macadamia
  • Avellanas
  • Pacanas
  • Mantequilla de cacahuete
  • Aceite de maíz
  • Sésamo de calabaza
  • Tofu
  • Leche de soja

Las grasas saturadas y las grasas trans son conocidas como las grasas malas, ya que aumentan el riesgo de enfermedades y elevar el colesterol. Vale la pena señalar que no todas las grasas malas son poco saludables, y algunos, como los productos lácteos entero, que son una buena fuente de calcio y proteínas, puede tener beneficios positivos para la salud:

  • Piel de pollo
  • Carne de cerdo, ternera, cordero..
  • Leche
  • Mantequilla
  • Queso
  • Pizzas
  • Bollos
  • Patatas fritas
  • Palomitas
  • Dulces

Si tenemos problemas relativos con el exceso de peso o la salud del corazón, en lugar de evitar la grasa en nuestra dieta, probemos a sustituir las grasas saturadas y las grasas trans por grasas buenas. Tratemos pues eliminar las grasas trans de nuestra dieta. Revisemos las etiquetas de los alimentos para las grasas trans.

Grasas buenas – ¿Cuánto debemos consumir?

¿Cuánta grasa debemos consumir? Como aproximación adecuada, tomaremos en torno al 20-35 % de las calorías. Deberemos limitar las grasas saturadas a menos del 10 % de nuestras calorías.

A continuación, os dejamos un vídeo ilustrativo sobre las grasas buenas y grasas malas:

Summary
Article Name
Grasas buenas y malas
Author
EjerciciosEnCasa

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general