Diabetes y ejercicio
Rate this post

El deporte es bueno para nuestra salud, eso es algo indudable de lo que venimos hablando desde hace bastante tiempo. La actividad física regular reduce el azúcar en la sangre y mejora la sensibilidad a la insulina a largo plazo, produciendo la reducción de la demanda de insulina.

Los diabéticos, también se benefician de practicar ejercicio físico, ya que el ejercicio protege el sistema cardiovascular, la reducción de los factores de riesgo asociados con la enfermedad cardiovascular. Las grasas “malas”, como los triglicéridos y el colesterol LDL, bajan, el colesterol “bueno” HDL aumenta, mientras que la presión arterial y la frecuencia cardíaca bajan también.

Cualquier persona que sufra diabetes tipo 1, que es físicamente activa y practica ejercicio con asiduidad, sabe que ciertas situaciones pueden desestabilizar los niveles de azúcar en la sangre (a pesar de los efectos positivos del deporte).

Diabetes y ejercicio

Diabetes y ejercicio – ¿Cómo afecta el ejercicio los niveles de azúcar en la sangre?

Normalmente, la insulina es liberada por el páncreas cuando la cantidad de azúcar ( glucosa) en la sangre aumenta, como ocurre después de comer. La insulina estimula el hígado y los músculos cuando se ingiere un exceso de glucosa. Esto provoca en una disminución de los nivel de azúcar en la sangre.

En el ejercicio, el cuerpo necesita energía o combustible adicional ( en forma de glucosa) para activar los músculos. Para ejercicios explosivos, como una carrera de velocidad , los músculos y el hígado puede liberar reservas de glucosa como combustible.

Practicar ejercicio, sin embargo, provoca que nuestros músculos tomen la glucosa mucho más rápido de lo que es habitual. Esto ayuda a que los niveles de azúcar en la sangre desciendan. Al mismo tiempo, los niveles de insulina disminuyen por lo que el riesgo de sufrir una hipoglucemia se reduce bastante.

Pero el ejercicio intenso puede tener el efecto contrario y de hecho aumentar temporalmente los niveles de glucosa en sangre después de dejar de hacer ejercicio. El cuerpo reconoce el ejercicio intenso como el estrés y libera las hormonas para aumentar los niveles disponible azúcar en la sangre para alimentar a nuestros músculos. Si somos diabéticos, deberíamos hacer una toma de los niveles de azúcar en sangre después de hacer ejercicio, es muy efectivo y recomendable.

Diabetes y ejercicio – Tipos de deporte

La diabetes y ejercicio, tienen una poética relación, que va en consonancia con el tipo de actividad, también, que practiquemos. Una persona con diabetes, puede practicar la mayoría de los tipos de deporte que existen, por lo tanto, no debemos de tener miedo de embaucarnos en realizar una determinada actividad que sea convencional.

Debido a los efectos cardiovasculares positivos que genera practicar ejercicio de resistencia como correr, caminar, hacer ciclismo, senderismo, etc son particularmente adecuados para ayudarnos a mejorar nuestro estado de salud.

Incluso las artes marciales y los deportes de contacto corporal, son actividades altamente recomendadas para personas que padezcan de diabetes , pero en el caso de que portemos una bomba de insulina, deberemos quitarnos tal aparato para evitar que sufra percances.

Diabetes y ejercicio – Después de hacer deporte

Cualquier persona que sea un experto a la hora de regularse los niveles en sangre antes, durante y después del ejercicio, puede experimentar una subida en el  nivel de glucosa más altos después de hacer ejercicio que antes de comenzar a hacerlo.

Una razón de esto es que el azúcar en la sangre ya era demasiado alto inicialmente, al existir una deficiencia de insulina previa. Antes de comenzar a hacer ejercicio, por lo tanto siempre se debe medir el azúcar en la sangre, y con los valores detectados, en caso de que sean elevados, se debería estudiar si tenemos cetonas en sangre. Por lo tanto, algo de precaución no viene nada mal.

Diabetes y ejercicio – Nivel de azúcar recomendado

La medición del azúcar en la sangre antes de hacer ejercicio, también es esencial para mantener un nivel bajo. Antes de comenzar el ejercicio, los valores deben estar entre 160 y 180 mg / dl ( 8,9 y 10,0 mmol / l). Si tenemos las reservas por debajo de estos niveles, es recomendable que tomemos un plátano o unos dátiles para aumentar nuestro azúcar en sangre.

Diabetes y ejercicio – Reposición del glucógeno

Después de hacer ejercicio, los niveles de azúcar en sangre están agotadas. Esto puede provocar una hipoglucemia, ya que los hidratos de carbono se trasladarán a los almacenes de azúcar en la sangre, llenando así las reservas de glucógeno muscular. Así que, es importante reponer de energías al cuerpo una vez hayamos realizado ejercicio intenso, en especial HIIT o entrenamiento estilo CrossFit para evitar llevarnos un susto.

Conclusión

No hay nada malo por practicar ejercicio si padecemos diabetes, evidentemente, también es relativo a la intensidad de tal condición. Pero, por norma general, lo único que diferencia a una persona con diabetes a una que la tiene, a la hora de practicar ejercicio es que debe ser más cauta y debe estar pendiente de los niveles de azúcar. Con el cuidado oportuno, no hay problema alguno.

Summary
Article Name
Diabetes y ejercicio
Author
EjerciciosEnCasa

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general