Si tonificar, perder grasa corporal, mantenerse en forma, y mantener una buena autoestima no son razones suficientes para hacer ejercicio con regularidad, a continuación,  vamos a daros una nueva razón de peso: también nos ayuda a mejorar nuestra vida sexual.

A continuación, os dejamos algunas de las facetas de nuestra vida sexual en las que el ejercicio puede realmente marcar la diferencia:

Vida sexual – Flexibilidad

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué las personas bromean sobre los beneficios de ser flexible cuando se trata de sexo? Tiene sentido, ya que las principales áreas del cuerpo utilizados para el sexo son los hombros, las caderas y toda la espalda. Si estas áreas están agarrotadas, el sexo no va a ser cómodo y puede llegar a limitarnos en cuanto a la posiciones que podemos adoptar.

Vida sexual –  La actividad física regular puede aumentar la excitación

Durante el ejercicio se activan unos componentes químicos llamados endorfinas. Ésta misma liberación ocurre también durante las relaciones sexuales. La mayor frecuencia de ejercicio físico, puede desencadenar esta liberación de endorfinas a través del sexo, siendo más placenteras nuestras relaciones sexuales.

Vida sexual – Mejora la calidad sexual a partir de los 40

En un estudio que tomó a más de 5.500 mujeres finlandesas entre los cuarenta y cincuenta años, observó asociaciones positivas estadísticamente significativas entre las experiencias del ejercicio extenuante  y el orgasmo para las mujeres en su forties.

Ejemplos de ejercicio extenuante incluyen el entrenamiento de intervalos de alta intensidad, carreras y entrenamiento Tabata, o una desafiante sesión de entrenamiento con pesas.

vida sexual  y ejercicio

Vida sexual –  El ejercicio fortalece el sistema cardiovascular y mejora la circulación

El ejercicio aeróbico aumenta la circulación de la sangre, puede reducir el estrés, rejuvenecer el cuerpo, y nos puede ayudar a recuperar energías. También tiende a mejorar el flujo sanguíneo, incluyendo en las regiones genitales, activándolas mejor durante la actividad sexual.

Vida sexual – Mejora la calidad del sexo

Como bien sabéis, determinados tipos específicos de ejercicio, pueden mejorar nuestra fuerza, flexibilidad y resistencia en la cama.

Vida sexual – Ejercicios del suelo pélvico

Estos ejercicios, se realizan para fortalecer el músculo pubococcígeo, que se contrae durante el orgasmo. Las mujeres que fortalezcan esta área haciendo ejercicios pélvicos de suelo, reportan orgasmos mejores y más consistentes, y puede provocar que los hombres que pueden tener erecciones más fuertes y más duraderas.

Vida sexual – Fortalecimiento del Core

La fuerza en el abdomen, la pelvis, media y baja de la espalda es lo que se conoce como “core”. Con un par de buenos ejercicios para mejorar la fuerza del core, mejoraremos la potencia a la hora de practicar sexo, teniendo relaciones sexuales más intensas. son

Vida sexual – Fuerza en la parte superior del cuerpo

Cualquier posición sexual donde tengamos que mantenernos empleando los brazos (como el misionero en el  caso de los hombres) requiere de fuerza en la parte superior del cuerpo. Ejercicios clave para ayudar a fortalecer éstas zonas, son las flexiones, que trabajan el pecho y  los tríceps, el remo que fortalece los dorsales y las dominadas, que adicionalmente nos dan fuerza en los brazos.

Vida sexual – Entrenamiento Cardio

Caminar, correr, el ciclismo, la natación y el patinaje, son sólo algunos ejemplos de tipos de ejercicio cardiovascular que podemos hacer un par de veces por semana para mejorar el rendimiento y la resistencia en la cama dormitorio.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general