El salto con patada al glúteo, es un ejercicio simple pero muy intenso a la misma vez. Me recuerda, en cierta manera, a los burpees que son un ejercicio relativamente fácil de realizar para un puñado de repeticiones, pero destructivo si lo hacemos con rapidez en tandas largas.

Si tuviera que destacar las cualidades del salto con patada al glúteo, sin duda diría que es un ejercicio que nos ayuda a ganar resistencia física y cardiovascular, siendo efectivo si lo incluimos en alguna tabata o circuito estilo CrossFit.

Salto con patada al glúteo

¿Cómo se realiza el salto con patada al glúteo?

Para hacer el salto con patada al glúteo, comenzaremos de pie con las rodillas ligeramente dobladas. Pasaremos rápidamente a una posición de sentadilla de forma vertiginosa, flexionando las caderas, las rodillas y saltaremos tan alto como podamos, con el suficiente margen para hacer el siguiente movimiento.

A medida que nos elevamos, meteremos los talones de forma simultánea a la que flexionamos las rodillas, tratando de tocar las nalgas. De ahí el nombre de salto con patada al glúteo.

Al terminar el movimiento, aterrizaremos con las rodillas dobladas parcialmente, usando las piernas para absorber el impacto. Puede que al principio, seamos un poco torpes y que no cueste caer bien, pero poco a poco adquiriremos una buena mecánica de movimiento y optimicemos el procedimiento de amortiguamiento e impulso.

A continuación, os dejamos un vídeo sobre cómo se debe ejecutar el salto con patada al glúteo:

¿Qué músculos trabaja el salto con patada al glúteo?

El salto con patada al glúteo, es un ejercicio tremendamente efectivo para trabajar el tren inferior de nuestro cuerpo:

  • Músculos flexores y extensores de la cadera.
  • Músculos flexores y extensores de la rodilla.
  • Músculos flexores del hombro
  • Músculos rotadores y elevadores de la clávicula y escápula
  • Lumbares
  • Isquiotibiales
  • Glúteo
  • Cuádriceps

 

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general