¿La rehabilitación acuática es efectiva a la hora de prevenir determinados tipos de lesiones? Sí, sin lugar a dudas. No obstante, de lo que hoy os vamos a hablar, es de si realmente la rehabilitación acuática es tan efectiva en todos los ámbitos en los que se prescribe. 

¿Es tan efectiva la rehabilitación acuática como parece?

No sorprendería a nadie, si digo que la natación se trata de una de las actividades físicas más recomendadas. No voy a negar, que la natación, es una practica deportiva muy interesante. Y que puede tener un efecto muy positivo en nuestro organismo. Sin embargo, el problema es que se suele recomendar realizar rehabilitación acuática para remediar dolencias para las cuales no es un método efectivo.

Uno de los casos más comunes, es para ayudar a aquellas personas que padecen dolor de espalda. La razón, es que la natación es una actividad de bajo impacto, y se cree que no agravará más el problema. Pero lejos de lo aparente, no es un método efectivo para aliviar el dolor localizado en la espalda baja. De todos modos, en el vídeo del final del artículo, se explica con más detenimiento este aspecto.

Otros aspectos en los que no se recomienda adecuadamente

Pero, no es algo que se ciña con el dolor de espalda. En pacientes que padecen escoliosis, se suele recomendar la natación como un método para fortalecer la desviación de la espalda. La razón, es que se cree que ésta sirve para potencial la musculatura de las secciones musculares traseras de nuestro cuerpo. Cuando el efecto que vuelve a provocar, es negativo, ya que se vuelve a primar los movimientos de anteriorización de los dorsales y el hombro (patrones negativos de movimiento).

Que adicionalmente, aprovecho para destacar, que tampoco la natación es un método efectivo para remediar el dolor de hombro. No sirve, realmente, como un sistema de entrenamiento útil para fortalecer la cintura escapular. Y menos en comparación con el entrenamiento de fuerza.

Otro caso, es cuando se recomienda la natación como método de rehabilitación acuática en personas mayores con problemas de osteoporosis. Pero, no sirve como método para la potenciación de los mecanismos de mineralización osea, tal y como se os explicará en el vídeo.

Entonces, ¿por qué no se prescribe adecuadamente?

El problema es el siguiente, ¿es realmente la natación un sistema universalmente válido? En efecto, no lo es. Y es aquí, donde reside el principal problema. No a todo el mundo, se les puede mandar el mismo método de rehabilitación. Deberemos individualizar, y crear un diagnóstico totalmente personalizado con el fin de ajustar lo mejor posible cuál deberá ser la metodología más adecuada para recuperar al paciente.

De todas formas, os dejo con el vídeo en el cual se os explicará con todo lujo de detalles, las razones por las cuales la rehabilitación acuática no es el mejor método en este tipo de casos.

Bibliografía

Para aquellos, que quieran consultar bibliografía actualizada sobre el tema, os dejo los siguientes estudios. Estos estudios, apoyan las tesis mantenidas a lo largo del artículo. Es decir, son los fundamentos en los cuales nos basamos para esgrimir estos argumentos:


  
  

  


Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general