A lo largo de la existencia del blog de ejercicios en casa, he creado una gran cantidad de artículos de índole muy dispar. Entre ellos, destaca el gran catálogo de ejercicios para trabajar el tren inferior desde casa. Pero, no es algo que tenga un punto y final, ya que a medida que pase el tiempo, mi objetivo es incrementar su tamaño.

Y bien, en este sentido, hoy os traigo la patada de la mula. No es más, que un ejercicio para glúteo con el cual podremos conseguir grandes resultados sino lo aplicamos con cierta sapiencia. Y es que, aunque pueda parecer sencillo, se trata de un movimiento complejo.

Para realizarlo, deberemos tener una adecuada coordinación y fuerza en el núcleo abdominal o core. Es decir, la patada de la mula no se trata de un ejercicio que únicamente involucre los glúteos. Al igual que ocurre con otros ejercicios, como lo son las sentadillas o los pesos muertos, la pata de la mula es un gesto que para su realización involucra una gran cantidad de fibras musculares.

No obstante, para ilustrar y contextualizar de mejor manera este ejercicio para fortalecer glúteos y piernas, voy a daros las pautas necesarias para hacerlo. Puede, que inicialmente, nos resulte algo complicado hacernos con el movimiento. Pero, es cuestión de ser constantes y concienzudos.

¿Cómo deberemos de realizar la patada de la mula?

Los pasos que deberemos seguir para realizar la patada de la mula o mule kicks, son los siguientes:

  1. En primer lugar, deberemos apoyar las manos en el suelo. Las palmas, deberán descansar cómodamente en el suelo
  2. Los brazos, deberán abrirse a la altura de los hombros. Podremos jugar un poco con el rango de apertura, ya que en función de nuestras propias características físicas, nuestros brazos deberán adoptar una posición más abierta o cerrada. No obstante, deberemos orientarnos por el ancho de los hombros.
  3. Nos encogeremos, recogiendo las piernas, colocándolas a la altura de nuestros pectorales.
  4. A continuación, deberemos iniciar el ejercicio. Cogiendo impulso con las piernas, deberemos tratar de lanzarlas hacia arriba. La idea, es que tratemos de tocar con nuestros talos los glúteos. No significa tampoco, que debamos darnos con fuerza, ya que el objetivo es que entren en contacto.
  5. Posteriormente, deberemos recoger nuevamente las piernas
  6. Repetiremos este proceso las veces que vengan indicadas en nuestra rutina de entrenamiento

Para finalizar, os dejo el vídeo del ejercicio de la patada de mula. Lo dicho, aunque os pueda parecer complicado, es cuestión de dedicarle tiempo y adquirir cierta práctica:

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general