Las flexiones con rodillas apoyadas, es una versión modificada de las flexiones convencionales, utilizada para rebajar la dificultad de  éstas La parte superior de nuestro cuerpo utiliza su propio peso y la resistencia para desarrollar fuerza y ​​resistencia.

Una vez que este ejercicio se domina, la dificultad se puede aumentar mediante la extensión de las piernas y la elevación del cuerpo sobre los dedos de los pies en lugar de las rodillas. Cuando tengamos la suficiente soltura realizando flexiones con rodillas apoyadas, podremos pasar al siguiente nivel, que es hacer flexiones normales.

Es un ejercicio muy recomendado para aquellos/as que vayáis a iniciaros, por primera vez en el mundo del deporte, pues hace mucho más adaptable este tipo de ejercicio funcional para que aquellos que no contáis con un nivel muy elevado, os podáis amoldar.

¿Cómo se realizan las flexiones con rodillas apoyadas?

Para ejecutar correctamente las flexiones con rodillas apoyadas, en primer lugar, colocaremos una toalla doblada o colchoneta acolchada en el suelo. Nos arrodillaremos en ella de manera que las rodillas queden bien protegidas.

Colocaremos los brazos hacia fuera de modo que queden perpendiculares con los hombros. Extenderemos la parte superior del cuerpo en una línea recta desde las rodillas hasta arriba.

Ejercicios para pecho: Flexiones con rodillas apoyadas

Bajaremos la parte superior del cuerpo al suelo de modo que la nariz y el pecho estén tocando el piso o colchoneta. Apretaremos los glúteos mientras baja el cuerpo para controlar el movimiento. Mantendremos los codos cerca de los lados a medida que vamos bajando.

Subiremos el cuerpo hasta la posición inicial empujando hacia arriba con los brazos, que son los que se encargan de ejecutar la subida, y no innecesarios tirones.  Bloquearemos los codos cuando el cuerpo esté en la posición de partida nuevamente.

A continuación, os dejamos un vídeo de cómo se realizan las flexiones con rodillas apoyadas:

¿Qué músculos participan en las flexiones con rodillas apoyadas?

Realmente, las flexiones con rodillas apoyadas, es un movimiento que prácticamente trabaja los mismos músculos que una flexión normal, lo que ocurre, es que reduce la tensión y capacidad de esfuerzo a nivel corporal, al no tener que soportar todo nuestro peso.

  • Pectoral mayor externo
  • Pectoral mayor clavicular
  • Deltoides anterior
  • Tríceps braquial
  • Bíceps braquial cabeza corta
  • Recto abdominal
  • Oblicuo
  • Erector de la columna

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general