Una de las preguntas más habituales que escuchamos, es sobre cuál es nuestro potencial genético real. Básicamente, esto suele entroncar en largas discusiones entre los que son favorables a que existe un límite, y aquellos que creen que no lo hay. Pero, no es una cuestión para nada sencilla de saber, pues hay diferentes modelos que tratan de dar con el mismo, y no son del todo aproximados.

Hasta que no avance más la ciencia, y nos permita descubrir más sobre nuestra genética, por ahora es pronto para saber dónde están nuestros límites. Pero, lo que sí que es cierto, que como podréis ver en este artículo, en base a vuestro nivel de preparación física podéis saber cuánto os queda para estar más próximo a él.

Pero, si ni siquiera habéis entrenado en vuestra vida, no os debéis ni preocupar por estos asuntos. Fundamentalmente, los aprendices deben entrenar y comer adecuadamente y dejar este tipo de asuntos para más adelante. Y, por supuesto, realmente en alguien que ni ha empezado a entrenar, es mucho más complicado determinar sus límites que personas que actualmente hacen deporte.

Diferentes modelos de calcular el potencial genético

Para investigar bien a fondo el tema, voy a daros diferentes modelos que se han creado para tratar de saber cuál es nuestro potencial genético. Y es que, no existe una única teoría al respecto, por lo que el mejor método de abordarlo es de distintas perspectivas.

El modelo McDonald

Este modelo, indica que la tasa de incremento de masa muscular por año, en base al tiempo de entrenamiento, son los siguientes:

  • 1 año de entrenamiento: 20-25 libras al mes
  • 2 años: 10-12 libras
  • 3 años: 5-6 libras
  • 4 años: 2-3 libras

Los valores, indicados en esta escala, son válidos para varones. Para chicas, los valores dados, se estiman que son la mitad de los expuestos. Además, hay más variables que influyen, como la edad, ya que las personas mayores no van a conseguir ganar tanta masa muscular como lo aquí marcado.

Por años de entrenamiento, se entiende años bien aprovechados de ejercicio. Es decir, que si durante un año no hemos estado entrenando bien, y de manera poco constante, ese año no debería contarse. Pero, si contabilizamos lo que podemos ganar en 4 años buenos de entrenamiento, podemos comprobar que es posible ganar en masa muscular oscila sobre 20-25 kilos.

Recordad, que es un promedio, no una escala extremadamente fiable. Los datos ofrecidos, no son del todo representativos, y en función de cada sujeto pueden variar también. Aún así, es una buena escala aproximativa.

El modelo Alan Aragon

Alan Aragon, quien escribió el libro de Girth Control, es una de las mejores obras en este sentido. Creó, otra escala diferente, aunque guarda bastante similitud con la de Lyle Mc Donald. En este caso, tuvo en consideración dos variables adicionales que separó de los sujetos de estudio (siempre en atletas naturales): personas que tomaron creatina y personas que llevaban tiempo sin entrenar (por los rápidos cambios experimentados no representativos).

La escala, se encargaba de analizar las ganancias musculares en proporción al peso corporal total:

  • Principiante 1-1.5% por peso corporal total por mes
  • Intermedio 0,5-1%
  • Avanzado 0,25-0,5%

Así que un principiante de 75 kilos podría ser capaz de ganar 0,7-1 kg de músculo por mes (9-13,5 kilos por año). Después de un año, se convertiría en un intermedio, que suponiendo que pese 85 kg, sería capaz de ganar 5-10 kg de masa muscular por año.

No obstante, las franjas, son tramos altos y no representativos. No es habitual encontrarnos con sujetos que ganen en un año de forma natural cerca de 15 kilos. Pero, en caso de gente pesada y grande, se puede lograr. Suponiendo, que entrenen y coman adecuadamente.

¿Qué problemas tienen estas mediciones?

Como he indicado anteriormente, estos indicadores sobre la cantidad de masa muscular que podemos alcanzar a nivel genético, viene marcada bastante por las características personales. Hecho, que cuesta determinar en estudios tan generales. Que además, toman muestras sesgadas, porque por ejemplo la escala de Aragon, toma como objeto de estudio a culturistas naturales. Los cuales, no representan a la mayoría de las personas.

Y además, hay que tener en cuenta otro factor en estas ecuaciones. A medida que nos hacemos más expertos, cada vez necesitaremos afilar más para conseguir ganar las cantidades estimadas. Es decir, que para conseguir ganar 1,5-2 kg de masa muscular al llevar 10 años de buena dieta y entrenamiento, deberemos realizar etapas de volumen muy calculadas y duraderas para conseguir arañar más masa muscular. Siendo, cada año que pasa más difícil ir progresando. Es aquí, donde se empezarán a ver diferencias genéticas significativas, a partir del 4-5 año de serio entrenamiento.

Por tanto, antes de echar la culpa a la genética de que no crecemos, la razón más plausible es que no estamos haciendo las cosas bien. Como veis, se pueden conseguir resultados muy notables si trabajamos correctamente, habiendo ganancias de cerca de 10 kilos en los primeros años.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general