Hay una gran diferencia entre consumir proteína ante, durante y después del entrenamiento. Pero, ¿es más importante hacerlo en estos momentos críticos o a lo largo del día?

Al parecer, todo el mundo parece ser consciente de que es fundamental tener que llevar a cabo una nutrición estricta en torno a las horas previas y posteriores al entrenamiento. Pero como ahora veréis, en un fenómeno que se ha sobredimensionado en relevancia en comparación con otros aspectos.

En base a un minucioso estudio que se encargó de revisar más de veinte estudios sobre los efectos de la proteína y después del entrenamiento, se extrajeron una serie de interesantes conclusiones.

La gran conclusión que se sonsacaba en los estudios, es que a parte de ser crucial el consumo de proteína antes, durante y al final del entrenamiento, lo más importante es consumir la cantidad de proteína necesaria a lo largo del día para mantener al músculo alimentado.

Protein-1-Web1

 

Es decir, que no es tanto la cuestión de tener que estar pendiente de tener que comer 30 minutos antes de hacer deporte determinado compuesto que nos ayude a paliar el daño muscular, como el hecho de tener que estar realizando comidas equilibradas, y ricas en proteína, durante todo el día.

Esto significa que no podemos estar constantemente confiando en un batido de proteínas pre entrenamiento y tomar a loas 15 minutos de entrenar otro batido de proteínas post entrenamiento cuidando la ventana anabólica, tratando de paliar posibles cadencias de proteína a lo largo del día. Las dosis regulares moderadas de proteínas son necesarias para apoyar la dieta de cualquier persona que busque construir masa muscular magra.

El batido post entrenamiento no es una solución mágica que le permite comer galletas saladas y bollos de chocolate las restantes 23 horas del día. La nutrición post entrenamiento es sólo una parte de la solución, no la solución completa.

En los mismos estudios, encontraron que la ventana anabólica puede durar hasta seis horas después de un entrenamiento, no siendo tan importante ese período de 30 minutos del que se habla.

Estudios en jugadores de baloncesto, se analizó el efecto de concentrar únicamente las tomas de proteína durante las horas previas y posteriores al entrenamiento, o tomarlas de forma dividida y homogénea a lo largo del día.

Los marcadores de creatina quinasa, que es marcador sanguíneo más comúnmente usado para analizar el daño muscular, era más bajo en jugadores que habían tomado proteína a lo largo del día, significando una recuperación más rápida y con menor probabilidad de sobre entrenarse.

A pesar de los marcadores reducidas por daños inmediatamente después del ejercicio, el estudio no encontró diferencias en cuanto al rendimiento en los diferentes grupos de atletas, siendo una variable no importante en esta ecuación.

Como conclusión a todo esto, la lectura que se puede sacar, es que antes que obsesionarnos con hacer un pre, intra y post entrenamiento perfectos, es tener al cuerpo constantemente nutrido de proteína a lo largo del día.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general