Comida basura camuflada, éso es lo que son los cereales “comerciales”. Los cereales típicos que encontramos en los mercados, son una de las peores opciones para desayunar. Y, hoy me encargaré de demostrarlo.

Pero, mientras siga habiendo una fuerte campaña de márketing a su favor, mucha gente seguirá pensando que son saludables. La fórmula que nos queda, es concienciar a la población a través de contenido como este para que comprueben la composición tan nociva de los mismos.

Cereales: comida basura enmascarada

Los cereales comerciales, son una opciones nefasta para desayunar. Si los tomas, olvídate de adelgazar de una manera saludable.

Para abordar el tema de hoy, voy a procurar daros una serie de datos que arrojen luz en este asunto. La cuestión, es que vais a ver la palmaria realidad sobre este asunto. Es tan fácil desmontar el mito de que los cereales son sanos, que lo vais a ver por vosotros mismos, gracias a los datos aportados.

Únicamente, con analizar el perfil nutricional de diferentes cereales, lo veremos. Se tratan de comida basura con mucho azúcar, almidón y añadidos de cuestionable calidad. 

Cuando hablo con amigos sobre ellos, suelo soltar el mismo sermón. No paro de atacarlos, porque considero que son bastante perniciosos para nuestra salud. Y lo peor, no es que ellos lo tomen, sino que puedan propagar sus hábitos en su entorno…haciendo que sus hijos también lo hagan.

Análisis de los cereales

cereales-comida-basura-azucarada

¿Comida sana? Vamos a ver los ingredientes de los Smacks de Kellogs. No son otra cosa más que azúcar, trigo, jarabe de glucosa, aceite vegetal y más productos de similar naturaleza. Veamos la composición nutricional por cada 100 gramos:

  • Proteínas: 6 g
  • Hidratos de cargono: 84 g (43 de azúcar)
  • Grasas: 1,5 g

Cerca de la mitad del producto es azúcar…bravo! Para que lo veáis más claro, algo más de 10 gramos de estas bombas nutricionales, equivalen a dos sobres de azúcar.

Pero, ¿qué es lo que nos produce? Un pico de la hormona insulina, que provocará que todo este azúcar se transforme en grasa (y vaya a nuestra tripa directamente). En algo menos de 1h, la glucosa nos bajará repentinamente, y el cuerpo nos demandará más azúcar que darle. Y ésta, es una espiral que no se detiene si seguimos comiendo mal.

Pero, vamos a analizar otros cereales con un halo de ser más sanos: los Corn Flakes. Éstos, tienen poca azúcar, y es verdad pues casi el 98% son maíz. Vamos a analizar su composición:

1oo g

  • Proteínas: 7 g
  • Hidratos de carbono: 84 g (8 g azúcar/76 g almidón)
  • Grasas: 0,9 g

¿Son realmente mejores? En absoluto. El almidón es un componente habitual en la comida basura. El índice glucémico de estos cereales es de 80 (el azúcar puro tiene 100). Lo que hace que el efecto en la sangre, sea muy similar al del azúcar.

Pero…¿y los míticos Special K? La misma comida basura, adornada de un halo de alimento saludable. Eso sí, pero más caro que los anteriores. Vamos a ver su composición:

  • Proteínas: 14 g
  • Hidratos de carbono: 76 g (17 de azúcar/59 g de almidón)
  • Grasas: 1,5 g

Menos almidón, pero más azúcar que los Con flakes. Básicamente, producen el mismo efecto.

¿Cuáles deben ser las características de un desayuno equilibrado?

requeson-y-nueces

Creo, que toda la información anterior, quedaría descontextualizada sino aporto una alternativa saludable para que podamos tomar al desayunar. Y tenemos una referencia comparativa, con la que seguir lapidando a los cereales.

Para que comprobéis el desequilibrio nutricional de los cereales, veamos la composición de un desayuno sano. Vamos con otra propuesta

  • 125 g de yogurt de yogur griego
  • 80 g de requesón/pavo/jamón ahumado/atún al natural
  • 50 g de copos de avena
  • Un puñado de frutos secos (nueces o almendras)

Y ahora veamos si composición nutricional:

  • Calorías: 330
  • Proteínas: 27
  • Hidratos de carbono: 42
  • Grasas: 7

Queda claro, ¿verdad? Además, la calidad de los nutrientes aportados por dichos alimentos, supera con creces a los que podemos encontrar en los cereales.

Las vitaminas, antioxidantes, y la grasa de gran calidad que nos aportan los frutos secos, mantendrán a nuestro cuerpo para operar a pleno rendimiento. Ya sea para ir a entrenar, o para ir a trabajar.

Conclusiones

comida-basura-cereales

Toda comida, debe guardar un equilibrio nutrucional. Mantener al cuerpo con un suministro de energía de gran calidad, nos hará rendir mejor, y estar más sanos. Los cereales, son la antítesis a ésto, pues atentan contra el principio de equilibrio nutricional, y aportan calorías de baja calidad.

Por lo tanto, antes de volver a tomar cereales en vuestro desayuno, replantearos lo que hoy hemos mencionado aquí.

P.D: Este último mensaje, va destinado a un amigo mío, que es fan de los cereales. Nacho, deja de una vez de desayunar cereales…y madura de una vez :)

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general