El pescado, está en la mayoría de las recomendaciones nutricionales, considerándolo como uno de los mejores alimentos que podemos incluir en la dieta. Por norma general, el pescado más afamado es el azul, el cual destaca principalmente por su alto contenido en omega 3. Pero, el pescado blanco, no suele gozar de tanta fama, quedando relegado a un segundo lugar. Y es por ello, que en este artículo me voy a centrar en describir cuáles son los beneficios del pescado blanco.

Beneficios del pescado blanco

Los beneficios de estos frutos marinos son múltiples. Para ilustrarlos, me remitiré a una serie de estudios que se encarguen de resaltar cuáles son los beneficios del pescado blanco a nivel científico.

El siguiente meta análisis Fish consumption and CHD mortality: an updated meta-analysis of seventeen cohort studies determinó que el consumo de pescado se asociaba con un menor riesgo de morir por un problema cardíaco. Además, se ha encontrado una correlación fuerte entre el consumo de pescado con menor mortalidad por cáncer de próstata. Pero los beneficios del pescado no acaban aquí. En este otro estudio, se comprobó que había menos riesgo de poder sufrir un accidente cerebrovascular si se consume pescado.

Estudios centrados en el pescado blanco

Pero, el problema con los anteriores estudios, es que trataba a todos los pescados por igual. Consideraba que los efectos positivos se debían a la ingesta de pescado, habiendo de los dos tipos. Por ello, es importante el análisis de las conclusiones sobre este estudio: White fish reduces cardiovascular risk factors in patients with metabolic syndrome: The WISH-CARE study, a multicenter randomized clinical trial.

Los investigadores, se encargaron de diseñar dos etapas distintas, en los cuales los participantes al estudio, consumían alimentos diferentes. En el primero de los períodos, se dio 100 gramos de merluza al día, y en el segundo ningún tipo de pescado. Se utilizaron dos grupos diferentes, a los cuales se les hizo seguir de manera diferente cada una de las etapas.

Lo que se pudo observar, es que el primero de los grupos, se redujo la hipertensión, mejoraron la cantidad de colesterol bueno, y se redujo la grasa abdominal. Y, la diferencia más grande, es que tomaban merluza.

 

De todos modos, aunque no es un estudio especialmente completo sobre los beneficios del pescado blanco, está bien para marcarnos cuáles pueden ser algunos de las ventajas de incluirlo en nuestra alimentación. Sin embargo, no debemos olvidar que tampoco se trata de un estudio especialmente extenso, ni que trate más alimentos que la merluza, por lo que deberemos estar más expectantes sobre las futuras investigaciones que salgan.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general