Con el fin de lograr y mantener una buena salud en general, el ejercicio físico moderado no es sólo una opción, ya que es más una obligación que cualquier otra cosa. Ciudadanos de todo el mundo, al llevar estilos de vida cada vez más sedentarios, deterioran su estado de salud a límites bastante enfermizos, atrofiando e inutilizando su organismo a medida que pasan los años. Tener una noción general sobre la alimentación deportiva, es por tanto primordial si decidimos hacer ejercicio y mejorar nuestra condición física y de salud.

Nosotros/as, no necesitamos una dieta especial para impulsar actividades de ejercicio físico, pero se requiere una dieta sana y equilibrada rica en alimentos frescos con el fin de aprovechar las ventajas que nos aporta el deporte. ¿Cuánto y qué deberemos comer?Depende básicamente de nuestros objetivos. Si seguimos estos 4 consejos para alimentación deportiva, nos ayudará a optimizar nuestra dieta, y redundará en mejores niveles de salud.

Alimentación deportiva – Hidratación

El ejercicio físico aumenta las demandas del cuerpo por consumir agua. Al iniciar procesos de respiración intensos, nuestro cuerpo pierde agua. Si se suda, se pierde aún más agua.

Alimentación deportiva

Nos deberemos de asegurar de beber de 2 a 3 litros de agua antes, durante y después del ejercicio. Cuanto más ejercicio hacemos, más líquido vamos a necesitar. En base a investigaciones recientes, el hombre promedio necesita alrededor de 3 litros de agua cada día, y la mujer promedio necesita 2,2 litros. Si nuestra orina es de color amarillo pálido, es un buen indicativo de que estamos bien hidratados.

Alimentación deportiva  – Dieta equilibrada

Obtener un equilibrio entre el consumo de carbohidratos, proteínas y grasas saludables en cada comida es primordial. No nos deberemos limitar a comer y abusar de un macronutriente. Los tres nutrientes son esenciales para el abastecimiento de combustible y la recuperación de la actividad que realicemos.

Alimentación deportiva – Comer con frecuencia

Realizar comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día es importante. Nuestro cuerpo no quiere comer una única vez al día, sino que deberemos hacerlo con frecuencia y más cuando la demanda energética es grande. Esto no sólo ayuda a alcanzar los objetivos de fitness, pero puede mantener sus niveles de energía altos y evitar los picos y caídas en sus niveles de azúcar en la sangre.

Deberemos tratar de responder la demanda de nuestro cuerpo de calorías, para que tenga fuerza para seguir operando correctamente. El cuerpo, va procesando lo que consume al poco tiempo, dependiendo el nutriente que sea y si no es empleado, es susceptible de que se almacene como grasa, de ahí que tengamos que comer cada poco tiempo.

Alimentación deportiva – Nutrición antes y después del ejercicio

Comer antes y después del ejercicio. Lo ideal, es comer algo sobre una hora antes de entrenar, una media hora, 40 minutos después de hacer ejercicio. El reabastecimiento de combustible es importante, sobre todo después de un entrenamiento intenso. Una vez que hayamos quemado calorías y agotado el glucógeno (energía), un almuerzo nutritivo nos ayudará a nuestro cuerpo a recuperarse antes.

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general